Arte urbano en la universidad: buscando rastros de vida en una plaza fantasma

Como saben los seguidores de Urbanario, el curso pasado cerré la asignatura sobre graffiti y arte urbano que impartí desde 2006 en la Facultad de Bellas Artes que la UCM tuvo en la ciudad de Aranjuez.

Durante unos meses estoy compartiendo aquí algunos de los proyectos más interesantes producidos por los alumnos durante estos diez años de trabajo. El único parámetro que se exigía a los proyectos era que estuvieran basados en la observación y análisis del espacio público. Es decir, debían responder a lo que es, en esencia, el arte urbano: obras que toman la ciudad como material de trabajo.

En las últimas décadas la mayoría de plazas del centro de Madrid han visto desaparecer árboles, bancos y fuentes. En su lugar han aparecido aparcamientos subterráneos cubiertos por explanadas desnudas. Son espacios que no invitan al uso. En esta serie de fotografías Elisa Pardo busca rastros de uso en dos plazas cerca de la calle Atocha. El proyecto se produjo durante el curso 2010-2011.

La serie completa de imágenes está en javierabarca.es.

En Urbanario hemos recordado ya otros interesantes proyectos producidos como parte de la asignatura durante estos diez años:

Marta Martín: jugando con los grafitis históricos de Aranjuez.
Alma Arcenillas: retratando malas hierbas.
Laura Pérez: plantas secas arregladas con pintura.
Sheida Pourian: desperdicios que cobran vida.
Triple Red: dibujos inconscientes con silicona.
Angele Bonnaud: plantas colonizadoras.
Luis Martín: azulejos artesanales y falsas ruinas.
Verónica Navarro: prohibido jugar a la pelota.
Bárbara Patán: documentando las pegatinas de los cerrajeros de Madrid.
Javier Fernández: resucitando fuentes olvidadas.

By | 5 Abril 2017|todas|Sin comentarios

Deje su comentario

*