El buildering, o escalada urbana, es una de las formas menos conocidas de relación física con el entorno construido. A diferencia de otras prácticas cercanas como el parkour o el skateboarding, la presencia del buildering en los medios es casi inexistente. Sin embargo, se trata de una cultura extremadamente interesante, de la que hemos hablado aquí otras veces.

Como insisto a menudo en mis conferencias y textos, el buildering, el parkour o la exploración urbana son prácticas mucho más cercanas al graffiti y el arte urbano de lo que podría parecer a primera vista. Graffiti y arte urbano son ante todo juegos físicos de exploración, mapas alternativos de la ciudad, formas no convencionales de relacionarse con el entorno construido. Observar el buildering nos acerca mucho más a un entendimiento profundo del graffiti que observar un mural.

Anteayer se publicaba en Buildering.net –el único medio que cubre esta cultura– una interesante entrevista con la australiana Erin Coates, escaladora y artista que usa la escalada urbana como argumento de parte de su producción artística. La entrevista tuvo lugar a propósito de un vídeo firmado por Coates titulado Thigmotaxis, que registra un ambicioso proyecto de escalada y parkour desarrollado por la artista y un equipo de escaladores y videógrafos. El proyecto consistió sobre todo en la escalada de numerosos edificios y esculturas públicas de gran formato en la ciudad de Perth, de donde Coates es nativa.

El vídeo es altamente recomendable, y la entrevista incluye fragmentos reveladores acerca del buildering y de sus paralelismos con el graffiti.

El buildering es una forma única de interrogar la arquitectura. […] En un nivel personal y político hay algo atractivo en el hecho de hacerlo en tu propia ciudad. Es una forma de entender tu entorno urbano, de tener una relación a través de tu cuerpo con el espacio construido, de reivindicar una parte de él.

La película no trata solamente de “qué divertido es escalar el espacio construido”, aunque de hecho es una forma maravillosamente irreverente de interactuar con el entorno. Se trata más bien de preguntar qué significa el espacio púbico en Perth. Especialmente el arte público: ¿para quién es, cuáles son los límites de su uso, y cómo se supone que debemos apreciarlo? La escalada es una forma diagonal de hacer estas preguntas.

[…]

[Producir el vídeo] fue una campaña en la que cada fin de semana nos levantábamos antes de amanecer e íbamos a un lugar que teníamos ya estudiado. […] Lo hacíamos de forma muy organizada. Creo que la gente tiende a pensar que se trata de acciones locas y espontáneas, y pueden serlo. Pero para crear esta película usamos estrategias de nivel casi militar. Sabíamos exactamente dónde íbamos a ir, qué papel tenía cada uno de nosotros, y cómo huir rápidamente. Estar muy bien organizado es además la única manera de evitar que te detengan. Entrábamos y salíamos antes de que los guardias de seguridad pudieran cogernos. Desde el principio del proyecto usábamos chalecos reflectantes y conos de tráfico. La gente imaginaba que éramos un equipo de mantenimiento de las estructuras.

[…]

No es posible tomarse esto demasiado en serio. Para mí tiene relación con mi infancia, con escalar árboles y vallas, edificios escolares y todo lo que podíamos. Era siempre algo un poco gamberro y a menudo lo hacíamos sin permiso, pero era una forma de crear nuestra propia diversión a partir de lo que nos rodeaba.