Descripción del proyecto

Eltono

Publicado en Madrid el 20 de noviembre de 2008

Procedente del graffiti, el artista francés Eltono ha sido uno de los pioneros de la actual escena del arte urbano. Desde sus pequeñas pinturas contextuales hasta sus más recientes experimentos en espacios expositivos, el trabajo de Eltono se caracteriza por una atención al entorno particularmente lúcida y sutil.

Nacido en 1975, Eltono practicó el graffiti desde 1989 y durante los diez años siguientes. Utilizando el nombre Otone –simplificación de la palabra automne, otoño– y como parte del prestigioso grupo GAP, se especializó en el bombardeo de la línea de tren que une París con su área natal, Cergy-Pontoise, ejecutando piezas sencillas y legibles. Estudió artes plásticas en Saint Denis, de donde salió hacia Madrid en septiembre de 1999 para un intercambio de un año en la Universidad Complutense que se convirtió en una adopción permanente.

Al llegar a Madrid convirtió Otone (léase otón) en Tono, una inversión del orden de las sílabas habitual en el argot juvenil francés. Castellanizó además el nombre acompañándolo del artículo el, inspirado por el ejemplo de, entre otros, el barcelonés La Mano. Después de varios intensos meses escribiendo graffiti, y ante la saturación de firmas del entorno madrileño, Eltono decidió experimentar con el uso de un icono.

La táctica –que el artista había observado adoptar algunos años antes a su compañero de estudios Olivier Kosta-Théfaine (Stak), entre otros– busca explotar la visibilidad de una imagen entre la uniformidad de los textos. Eltono escogió la figura de un diapasón como traducción gráfica de su nombre. Sus primeros experimentos se encuentran a medio camino entre el graffiti y el arte urbano: se abre al público general sustituyendo las letras por una imagen, pero resuelve esta imagen con los materiales y recursos gráficos del graffiti: relleno, borde, y lo que en el argot castellano se suele llamar 3D y powerline –respectivamente, los bloques negros y la línea amarilla en la siguiente imagen–, todo ello pintado a mano alzada con aerosol.

Eltono

Eltono

Piezas en las vías del tren de París y Madrid

Eltono

Uno de los primeros experimentos icónicos de Eltono. Madrid, 1999.

Enseguida desechó esta solución y, ya en febrero de 2000, llevó a cabo sus primeros experimentos con pintura plástica enmascarada con cinta adhesiva de papel y aplicada con pincel, la técnica que ha utilizado desde entonces en casi todo su trabajo. El uso de materiales tan inusuales en la calle y carentes de estigma –que son percibidos incluso como benignos–, unido a su actitud respetuosa y preferencia por los soportes abandonados, le ha permitido trabajar con libertad y sin apenas oposición.

Los nuevos materiales trajeron consigo nuevas soluciones formales, y el diapasón se abstrajo hasta convertirse en una figura geométrica de líneas positivas y negativas. El grosor de las líneas se mantiene constante mientras la figura se transforma para responder a cada contexto. Además de su trabajo en Madrid, que le convirtió en un elemento habitual de ciertos barrios del casco viejo durante buena parte de la década, el artista comenzó en seguida a exportar la campaña a otras capitales del mundo.

Eltono se distingue por su criterio constructivo y su sensibilidad en la localización. Improvisa in situ formas y colores para integrarse en el equilibrio existente. Escoge casi siempre superficies desatendidas, con la intención de reanimar su dignidad y para aprovechar la carga formal de las texturas envejecidas. Tales soportes son a menudo poco visibles, lo que añade privacidad al encuentro fortuito con la obra. Renunciando a la visibilidad sacrifica un buen número de encuentros potenciales del espectador con su obra, pero incrementa a cambio la capacidad de penetración de los encuentros que llegan a tener lugar.

De forma paralela a su campaña principal, ha venido produciendo esporádicamente pequeñas series de carteles y pegatinas. Entre las más brillantes están las inspiradas en formas humildes de comunicación comercial a pie de calle, un interés constante del artista. Servicio 24h (2002) y Pinto gratis (2004), juegan a imitar, hasta ser casi invisibles, dos discretos fenómenos que abundan en el paisaje madrileño: las pegatinas de cerrajeros y los pequeños carteles fotocopiados con que trabajadores autónomos se ofrecen para chapuzas domésticas. Otra obra igualmente sutil es Graffiti con luz (2006), en la que parasita la luz de una farola para proyectar su logo, mediante un espejo, al otro lado de la calle.

Eltono

Eltono

Eltono

Piezas ejecutadas en Madrid entre 2002 y 2004.

Eltono

Servicio 24h. 5000 pegatinas, Madrid, 2002.

Eltono

Pinto gratis. 2000 carteles, Madrid, 2004.

Eltono

Graffiti con luz. Madrid, 2006.

El trabajo callejero de Eltono llamó la atención de la galería madrileña Vacío 9, que le representa desde 2002. El artista destacó pronto en la escena internacional y su prestigio no ha dejado de crecer, un hecho al que sin duda han contribuido la calidad de las fotografías con que documenta su trabajo, y su temprano y eficiente uso de internet como soporte del portfolio personal. Hoy es una primera figura y produce exposiciones en todo el mundo. Entiende su entrada en el sistema del arte como una oportunidad para conectarlo con la calle y crear una relación que enriquezca a ambas partes. En casi todos sus trabajos para galerías y eventos artísticos ha tenido como pioridad tender algún tipo de puente entre el interior y el exterior.

Ese puente cristaliza a veces en forma de productos coleccionables. Un ejemplo son las piezas que el artista llama invertidos. La producción de los invertidos comienza, como casi siempre en el proceso de Eltono, con la inspección de la ciudad –suele producir sus obras coleccionables ex profeso y con materiales encontrados en el contexto de la exposición– en busca de maderas y otros restos abandonados con los que trasladar al estudio la riqueza de texturas que es el soporte natural de su obra.

Sobre un collage construido con estos objetos Eltono pinta una de sus figuras, que es en su forma el negativo exacto de otra pintada sin permiso en alguna calle de esa ciudad. El invertido se compone de esta pieza, una fotografía de la obra original y un certificado, que especifica el lugar y fecha de ejecución y, sobre todo, garantiza la autenticidad y unicidad de la obra. El original forma también parte del conjunto, aunque de forma simbólica, como ocurre en los alias de Invader, otro de los escasos ejemplos de piezas mixtas –obras que viven al mismo tiempo en la calle y en la colección– que ha dado la escena del arte urbano.

En ocasiones Eltono produce piezas –como el reciente Autotono– que dependen de la intervención física del público para formar la imagen del icono del artista mediante partes móviles u otros recursos. Eltono vincula ese nivel de intervención del público sobre la forma de la pieza con el modo en que las obras que habitualmente abandona a su suerte en la calle se transforman por infinidad de factores ajenos a su control. Un proceso de desaparición a veces muy gradual que el artista aprecia por los valores formales que aporta, y por el hecho de que libera a sus obras de la condición sagrada que la tradición occidental impone a la obra de arte.

Otro reciente proyecto de Eltono incorpora una de esas fuerzas exteriores como parte principal de la obra. Llevado a cabo en Nueva York junto con el artista norteamericano MOMO, el proyecto PLAF ha consistido en la fabricación de una serie de esculturas cinéticas construidas a partir de basura del río Hudson (East River) e instaladas en las viejas maderas que asoman en sus orillas, restos de muelles en desuso. Las esculturas utilizan las mareas y la corriente del río para describir movimientos más o menos controlados.

Eltono

Liverpool 2002.

Eltono

Eltono

Japón 2006.

Eltono

Eltono

Berlín 2007.

Eltono

Lima 2008.

Eltono

Oslo 2006.

Eltono

Rio de Janeiro 2004.

Eltono

Eltono

Madrid, 2005 y 2006.

Eltono

La Boca, Buenos Aires, 2007. La pieza utiliza los colores del equipo de fútbol local.

Eltono

Bogotá 2008.

Las imágenes aparecen por cortesía del artista.